Kazán, el mejor partido del 2018.

Como colombiano fanático del fútbol la visita a Kazán era un reto, la llegada desde Moscú tardaba 12 horas vía tren. Y lo distinto del lenguaje creaba una barrera. Sin embargo la ciudad nos recibió con una gigantesca hospitalidad y con un simpático apoyo. La gran mayoría de la ciudad vestía de amarillo, azul y rojo preparándose para el partido. No solo por el gran número de compatriotas que la visitaban sino porque los locales vestían con camisetas de Colombia y en su gran mayoría nos apoyaban para el partido. Kazán fue un excelente ejemplo de cómo se puede desmitificar que los rusos tienen un temperamento frío.